Articles in Spanish

APRENDIENDO A SER QUEER lección 1ª

Tim Burton, Ed Wood, 1994

“Es la historia de la prueba que mi madre me hizo cuando todavía era un bebé; una prueba para saber cómo sería yo. Se trata de una prueba india y es así: pones al bebé boca abajo en una cama. A un lado del bebé colocas un arco y una pluma, y una calabaza y una cesta al otro lado. Si el bebé es un chico, y coge el arco y la pluma… entonces es un chico, tal como se imaginan los tybo, un ser humano cuya trayectoria sexual será como tiene que ser la trayectoria sexual de cualquier chico. Si el bebé es una niña y coge la calabaza y la cesta… entonces tienes una chica cuya trayectoria sexual será como tiene que ser la trayectoria sexual de cualquier niña.

Pero si el chico coge la calabaza y la cesta, o si la chica coge el arco y la pluma, entonces, en tybo, tienes un niño o una niña cuya trayectoria sexual será una trayectoria sexual de la que es mejor no hablar.

En indio hay palabras para definirte si eliges distinto a la mayoría de los chicos. No conozco la mayoría de esas palabras indias, pero sé que no se parecen a las palabras tybo. Esas palabras indias significan “hombre-cesta” o “mujer-arco”. Y también está la palabra berdaje.

Ida contaba la historia de mi prueba del siguiente modo:

(…) Allí estábamos, las cuatro excelentes prostitutas de Excellent, Idaho, y este bebé. La Princesa pone un arco y una pluma a un lado del chico en la cama. Pone una calabaza y una cesta en el otro lado (…). Y luego, no lo creeríais nunca, no os creeríais lo que hizo este chico: ¡se viene hacia mí! Y me agarra de las plumas… ¡de la boa de plumas! (…) –En lugar de coger el arco y la pluma agarró la boa de plumas.”

Tom SPANBAUER, selected by Sara Fuentes

SPANBAUER Tom, The Man Who Fell in Love with the Moon, (pp. 25, spanish version)

-

-

ARTISTA DEL ENGAÑO

Teru Teru

“Llamaba al juego teruteru por el pájaro del mismo nombre. En cierta ocasión había oído a mi madre decirle a un cliente que le gustaban los teruteru porque el teruteru era un artista del engaño. El engaño consistía en que el teruteru simulaba tener un ala rota para que el zorro o el coyote lo siguieran, alejándolos así del nido.

Un día ví un teruteru y le seguí. Eso fue exactamente lo que hizo: simuló que tenía el ala rota para apartarme de su nido.

Lo consideraba un pájaro muy listo.

Yo me parecía mucho a ese pájaro.

El juego del teruteru nació de que yo buscaba algo sin saber qué estaba buscando. Lo que buscaba era teruteru.

El engaño consistía en que si actuabas como si estuvieras buscando teruteru, nunca encontrabas teruteru.

Tenías que ser teruteru.

Una cosa más sobre el juego de teruteru: si no querías que te vieran, no podían verte.

No podían atrapar al pájaro, no podían encontrar su nido, no podían verme”

Tom SPANBAUER, selected by Sara FUENTES

SPANBAUER Tom, The Man Who Fell in Love with the Moon, p. 25 (spanish version).